Herramientas de tortura del siglo XXI

Hoy vamos a hablar de las herramientas que algunos salvajes, por llamarlos de alguna forma, utilizan para el adiestramiento o para la educación canina.

El uso de estos collares así como todo aquel tipo de terapia o adiestramiento que incluya el daño físico y psicológico de cualquier animal se considera maltrato. Este tipo de collares a parte del dolor físico que proporcionan, también pueden generar lesiones físicas y lesiones que tienen que ver con el sistema nervioso y traumas psicológicos en el perro. Como dice mi buen amigo Santi Vidal, ata un collar de este tipo a un arbol y pega un tirón con fuerza, podrás observar como se queda clavado y como salen trozos de corteza volando. Esta gente se escuda que si el cuello del perro es más fuerte pero en la parte inferior está la traquea y esa zona está desprotegida.

Cuando un perro muestra un comportamiento agresivo, con este tipo de collares lo único que hacemos es inhibir su comportamiento de forma temporal, esto puede parecer una solución a nuestros problemas, pero esto no resuelve la raíz del comportamiento original, debido a que el perro sigue percibiendo el estímulo como amenaza y puede reaccionar de manera más agresiva ya que las asociaciones son aún más negativas debido al uso indebido de dolor como forma de “corrección”. Con esto generaremos más estres y ansiedad . Los comportamientos de miedo y agresividad se repetirán igualmente o en mayor intensidad,  o bien desaparecer aparentemente ya que el perro mostrara comportamientos alternativos para evitar la amenaza, este tipo de comportamiento no se pueden prever y pueden ir desde una conducta de indefensión aprendida o un problema de comportamiento de agresividad muy importante.

Una vez se utiliza el collar de castigo el perro tratará de identificar que acontecimiento podría haber predicho que esto iba a ocurrir ya sea con su propia actividad, o con cosas que sucedan en su entorno. Esto significa que aunque el adiestrador o propietario se proponga que con una descarga o un tirón seco el perro asocie el porqué de ese castigo, puede asociar algo completamente diferente. Muy a menudo el tirón o descarga va asociado a una palabra, el mismo sonido del collar eléctrico, un sonido o señal nuestra, etc.  lo cual significa que cuando el perro escuche esa palabra se ponga más tenso de lo previsto. Hay un peligro real de una asociación indebida entre el castigo y algunos estímulos desagradables que pueden coincidir, como puede ser la presencia de una persona u otro animal.

La dificultad en la corrección de errores al usar métodos aversivos es significativo teniendo en cuenta las posibilidades de las asociaciones no deseadas, y el desarrollo potencial del miedo. Cuando se utiliza el castigo para corregir  comportamientos inapropiados, es muy difícil para el perro saber  qué se supone que debe hacer en ese momento. Los perros terminan con una gran frustración.

También existe un mayor riesgo de daño físico al perro, cuando se utilizan este tipo de collares dado que puede dar lugar a lesiones de laringe, esófago, tiroides y tráquea. Hay diferentes tipos de collar anti ladridos como los de citronella y eléctrico. El objetivo de estos collares es que cada vez que ladre el perro reciba una respuesta aversiva y asocie esta respuesta a su ladrido y asi dejará de ladrar, esta es la practica, pero la realidad es muy distinta

Esto es una atrocidad, ya que el ladrido es consecuencia de algún motivo. En numerosos casos los perros que ladran cuándo se quedan solos en casa suelen tener un problema de ansiedad por separación, imaginar que tienes  una crisis de ansiedad y encima te van soltando descargas eléctricas ¿qué pasaría?, o imagina que tienes un bebé y como no para de llorar y me molesta a mí y a los vecinos le colocamos un collar eléctrico para que lo asocie y se calle, ¿no sería mucho más fácil buscar el motivo por el que ese niño está llorando???,  pues en el caso del perro, ¿no sería mejor buscar la raíz del porque ladra o es que los perros solo ladran para molestar?

Las consecuencias de este tipo de collares son imprevisibles tanto a nivel físico como neurológico. Una imagen vale mas que mil palabras.

BASTA YA !!!

Anuncios

5 Respuestas a “Herramientas de tortura del siglo XXI

  1. Por desgracia no es una “moda pasajera”. Es habitual en Barcelona ver gran cantidad de perros con este tipo de collar. Tristemente, incluso presuntos “educadores”(?) son los que recomiendan su uso.

  2. obviamente quién utilice un collar electrico para torturar o no tenga ni idea de utilizarlos se hace un gran mal al animal pero un experto educador si puede utilizarlos con corrección. Como todo en la vida puede ser bueno o puede ser malo. No hablo del collar de castigo que ningún educador cualificado utiliza, estoy hablando del collar eléctrico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s