La conciencia sobre la muerte

Según estudios sobre lobos se observó que había una fidelidad (entre algunas parejas) hasta la muerte, esta fidelidad de vínculos entre lobos lobos y de lo que podía afectar para ellos la muerte de un compañero parece estar presente en nuestros perros domésticos.

Hay infinidad de relatos sobre la inquebrantable fidelidad de un perro sobre su amo muerto y su capacidad de “tristeza”. El caso del perro japonés Hachiku es un claro ejemplo de esta fidelidad, tenemos otro ejemplo en el cementerio de La Almudena (Madrid), donde tuvierón que evitar la entrada de un perro que a toda costa entraba para estar en la tumba de su amo.

¿Cuál es la explicación de estos comportamientos? ¿Extrañan los animales y sienten de alguna manera la ausencia de un ser querido, o estamos ante una simple reacción a un cambio en su medio y en su rutina? Sería justo pensar que obran de forma mecánica y no pensada  y en el caso del perro del cementerio no exista un acto voluntario o un móvil sentimental y no fisiolçogico que le lleva todos los días a visitar la tumba de su amo.

Las reacciones ante la muerte de un semejante cambain bastante cuando se han establecido vínculos emocionales entre animales. Konrad Lorenz descubrió numerosos ejemplos entre sus parejas de gansos, de individuos que se apartaban del grupo y rehusaban a establecer una nueva pareja tras la muerte de su compañero o compañera.

Los animales tienen un sentimiento moral y en ciertas situaciones saben lo que deberían hacer y lo que no.Viven en sociedad, tienen normas, amigos preferidos, empatía. Es una simpleza decir que todo eso se debe al “instinto”.

Los que tenemos mascotas no nos hace falta un laboratorio para saber que nuestros perros sienten tristeza, soledad, empatía, aburrimiento y que hay cierta simbiosis con solo mirarlos.

Echan de menos al que se va o muere, muestran comportamientos de duelo, pero eso no significa que entiendan la muerte como lo hacemos nosotros.

Alvaro del Amo

.

Anuncios

Una respuesta a “La conciencia sobre la muerte

  1. Acabo de encontrar vuestra página y sólo puedo afirmar que lo que dice esta articulo es cierto, lo he vivido, pero con un gato. Al perder su compañera dejaba de jugar, de comer y de beber y sólo con mucho cariño y la adopción de un pequeño gatito pude conseguir que no se dejara morir. Estaba claramente de luto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s