Saber aceptar sus limitaciones

Como seres humanos constantemente estamos buscando el equilibrio en nuestras relaciones sociales, potenciando unas y evitando conflictos con otras para tener una buena convivencia a nivel general. Ahora en el mundo perruno, trabajamos continuamente con nuestros perros para que vivan comodamente con nosotros y les ayudamos a que entiendan nuestro caótico mundo. Todo esto necesita práctica, paciencia, ser muy observador y lo más importante de todo, querer hacerlo. Si nuestros perros se sienten incómodos con otros perros, tiran mucho de la correa o tienen miedo a personas, perros o ambientes nuevos, les ayudamos a trabajar para que poco a poco superen estos problemas, les ayudamos a sentirse cómodos, reducimos el nivel de estrés y ansiedad que puedan sentir, etc.

También tenemos que saber cuando hay que aceptar los problemas que puedan tener, a estar dispuestos a cambiar nuestras expectativas que tenemos de ellos. Si ellos no quieren conocer a un montón de perros en el parque, tenemos que aceptarlo. Si tenemos un perro que no le gusta o disfruta haciendo agility, tenemos que preguntarnos porque insistimos tanto a que salte, corra, se meta en el tunel, etc.

Al igual que hay personas extrovertidas e introvertidas, hay perros más tímidos que otros, perros que les encanta relacionarse y jugar con todos los perros que se encuentran, perros que prefieren relacionarse con un grupo determinado de amigos, todo esto lo tenemos que aceptar y empezar a  trabajar con ellos, mejorando su comodidad, reduciendo estrés y adapatarnos a su medio para aumentar tanto nuestra comodidad como la de ellos. Mucha gente no está dispuesta a cambiar su vida para satisfacer las necesidades de sus perros, en estos casos hay que hacerles ver otros caminos paralelos y reajustar sus expectativas.

Todos los que tenemos perros sabemos las limitaciones de cada uno, unos más activos, otros más sociables y juguetones que otros, etc. Nosotros, por ejemplo,  hemos aprendido a apreciarlos y a conocerlos mejor, nunca les forzamos o empujamos más alla de sus capacidades.A los humanos nos pasa algo símilar, por ejemplo si a tu pareja le gusta salir de copas todos los fines de semana y a tí no te gusta tanto, para equilibrar esta relación y para que prospere, pues en vez de salir todos  se puede salir algunos, o realizar algún plan alternativo que satisfaga a los dos, así es como funcionan las relaciones.

¿No sería genial ayudarles a sentirles cómodos en nuestro mundo  y no forzarles más allá de sus capacidades innatas?

Nuestros perros son tan individuales como nosotros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s