¡Bienvenido a casa!

Antes que nada, los perros y, en general, cualquier animal de familia  no son un capricho, ni el regalo perfecto de Reyes o de cumpleaños. Dicho esto, la decisión de comprar o adoptar un cachorro o perro adulto conlleva una gran responsabilidad. Lo primero que recomendaría es que esta decisión sea tomada por todos los miembros de la unidad familiar y después de haber tenido en cuenta las expectativas de cada uno en cuanto al tiempo que vamos a dedicarle, y las motivaciones individuales que nos han conducido a tomar esta decisión. Es importante tener en consideración que cada uno nos hemos formado una imagen ideal de lo que supondría para nosotros tener un amigo peludo en nuestras vidas. Pero, generalmente, no pensamos en que nuestras obligaciones comenzarán en el mismo instante en que llegue a casa y no terminarán hasta el último día de su vida. ¿De verdad podemos y queremos dedicarle todo el tiempo que necesitará cada día para su educación, su salud o su higiene…?cachorro durmiendo con logo
Como miembro de la familia que dependerá por completo de nosotros, somos los únicos que estaremos a cargo de satisfacer todas sus necesidades lo que representa una serie de obligaciones diarias. Como consecuencia, habrá que compartir dichas obligaciones entre todos los miembros de la familia, por tanto será aconsejable establecer quién va a sacarlo de paseo, quién se va a encargar de su comida, quién lo va a llevar al veterinario, ser consciente que su educación va a depender de todos, etc. Por otro lado, también tendremos en cuenta nuestro estilo de vida, el tamaño de nuestra vivienda, si contamos con jardín o no, si viajamos a menudo, cuál es el momento oportuno para su llegada…
Es necesario documentarse. La mayoría de los abandonos se producen durante el primer año de vida del perro. Estos abandonos se deben, en gran parte, a diferentes problemas de comportamiento a los que no sabemos enfrentarnos por desconocimiento y falta de información. Hay muchas cosas que se deberían saber antes de adquirir o adoptar un animal. Lo ideal sería pedir consejo a profesionales, acudir a sesiones de orientación. El asesoramiento será necesario, en primer lugar, para decidir qué tipo de perro se adecúa más a nuestras necesidades y estilo de vida. El perro ideal para otra persona o familia podría ser nada aconsejable para nosotros. Por ejemplo, si no nos gusta hacer deporte no elegiremos un perro con mucha necesidad de ejercicio físico, aunque partimos de la base que cualquier tipo de perro necesita hacer ejercicio y el mejor ejercicio para un perro son los paseos de calidad. Debemos tener mucho cuidado con someter a nuestros pequeños a demasiada actividad física ya que podríamos ocasionarle problemas relacionados con el estrés y la falta de descanso. En cuanto a los perros adoptados, debemos saber si tienen algún problema de comportamiento y si tendremos el tiempo y la paciencia necesarios para resolverlo y, sobre todo, si contamos con el apoyo profesional adecuado. Lo último que deseamos es que un perro adoptado sea devuelto a la perrera o a la protectora y, lamentablemente, esto ocurre con demasiada frecuencia.
 shiba cachorro
Ya hemos decidido cuál es nuestro perro ideal, ahora debemos preparar su llegada.
Lo primero que haremos será una lista con todo lo que vamos a necesitar (libros especializados en educación en positivo, la camita, el trasportín, parque para perros, juguetes tipo Kong o interactivos, área de eliminar, comedero, bebedero, comida, arnés, correa, premios, utensilios de higiene, cortaúñas, cepillo acorde con su tipo de pelo).En segundo lugar, será necesario crear un área de la casa que se convertirá en su área de confianza. En ese lugar tendrá la cama, el agua, algún juguete y la zona de eliminación.Por último, el cachorro entrará a formar parte de nuestra familia y tendrá que familiarizarse con todas las normas de su nuevo hogar. Tendremos que enseñarle muchas cosas, dónde hacer sus cosas, con qué jugar, qué morder, subirse o no al sofá, caminar con correa, no tirar de la correa, a quedarse sólo, a sentarse, quedarse quieto. Nos encargaremos de su correcta socialización con otras personas, con otros perros, con otros animales, con diferentes entornos, ruidos,… Pero no queramos hacerlo todo a la vez atosigando a nuestro nuevo amigo. Si llega a nuestro hogar un cachorrito debemos dejar que, poco a poco, confíe en nosotros y se sienta seguro. Nada de gritos ni de regaños, lo que más va a necesitar es compañía, caricias adecuadas y mucho descanso.
Los clases para cachorros están diseñadas para ayudar a las familias en todo lo que se refiere a la educación, por tanto sería conveniente apuntarse a estas clases siempre de la mano de un profesional acreditado y que utilice métodos amables y respetuosos con el pequeño.No debemos olvidar la elección del veterinario que se encargará de su primera revisión, vacunación y desparasitación, así como de cualquier problema de salud que pudiera aparecer durante los primeros días de su llegada y en su vida posterior.
El cachorro, el perro ya está en casa… ¿No sería una buena idea tomarnos unos días de vacaciones? Es conveniente disponer de unos días libres para dar la bienvenida a nuestro nuevo amigo, para que se acostumbre a nosotros, a su nuevo entorno, a nuevas normas, a su nueva vida.
.
“Subscríbete para no perderte futuras entradas sobre educación y bienestar animal y si te apetece síguenos en Twitter y Facebook. Si quieres saber más sobre nosotros vísitanos en magicpets.es
Mónica Saavedra Pazos
Educadora y Terapeuta del Comportamiento
.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s